lunes, 12 de noviembre de 2018

Resumen de la puesta en común de 'Los tiempos del esplendor' de Lídia Jorge



UN CAMINO HACIA LA ESPERANZA

La última sesión del club de lectura la dedicamos al comentario de Los tiempos del esplendor (La Umbría y la Solana, Madrid, 2017), de la novelista portuguesa Lídia Jorge. La elección de la obra se integra en las actividades organizadas con motivo del proyecto INTRÉPIDA (Internacionalización de las Empresarias de España y Portugal hacia la Inserción, el Desarrollo y las Alianzas), una iniciativa de la Fundación Tres Culturas en el marco del Programa INTERREG España-Portugal. La ocasión nos ha permitido acercarnos a la creación de una importante escritora de nuestro país vecino, cuya literatura, a pesar de la proximidad, no es lo suficientemente conocida en el nuestro. En este sentido se expresó el editor, Fernando Novoa, que conectó con nosotros por videoconferencia, e hizo especial referencia al esfuerzo de la editorial para publicar una colección específica dedicada a la literatura portuguesa con el fin de difundirla entre el público hispanohablante. La calidad de dicha narrativa se pone de manifiesto con la obra de escritoras de la talla de Lídia Jorge, que junto con Agustina Bessa-Luís, entre otros nombres, es en palabras de Novoa, una de las mejores creadoras portuguesas actuales. Por otro lado, tuvimos ocasión de asistir al acto de la presentación del libro, en la sede de la Fundación, donde la autora comentó extensamente su obra y expresó, en relación con ella, su punto de vista sobre la literatura y su función de compromiso con la realidad. Además, la playlist inspirada en su última publicación, parte de piezas musicales especialmente seleccionadas por la novelista.

CLAVES PARA UNA LECTURA INTENSA

La publicación se compone de nueve relatos, entre los que se intercalan ilustraciones de Arturo Revuelta. El título original, O amor en Lobito Bay, que se corresponde con el primero, ha sido sustituido en la traducción española por el que da nombre al tercero de la serie, debido a una decisión editorial probablemente motivada  por criterios comerciales y también por al gusto personal del editor, que nos comunicó su preferencia por esta narración.

La lectura resultó del agrado de la mayor parte de los participantes en la sesión. Se destacó la capacidad de la obra para conmover y conmocionar, con calificativos tales como imaginativa, sorprendente, inquietante, estremecedora..., expresiones que ponen de manifiesto una experiencia lectora marcada por momentos de elevada intensidad. ¿De qué modo las historias pueden atrapar así al lector? La respuesta a esta cuestión ha de ser forzosamente compleja.

En primer lugar, debemos considerar que junto  con la diversidad de espacios y tiempos, y de la variedad de personajes y circunstancias, la obra de Jorge trata de temas universales que afectan a lo humano. Son historias que, aunque ubicadas en lugares y tiempos concretos, pueden extrapolarse al ámbito universal de la experiencia social e histórica. Junto a esta universalidad, los relatos se abren, además, a la esperanza: "en la imperfección humana hay un final de salvación", afirma la escritora en una reciente entrevista. En este sentido, su presencia como autora implícita es evidente en las distintas narraciones que constituyen el conjunto, mediante elementos discursivos en los discursos del narrador o de ciertos personajes. La escritora, además, puso de manifiesto este punto de vista en la presentación de su libro. Destaca por tanto esa visión nítidamente humana, esperanzadora, pues en el conjunto de los relatos, aun en los más oscuros, existe una posibilidad de redención para los personajes. En este sentido de integridad referido, determinados valores, constituyentes culturales de la naturaleza humana, emergen temáticamente a lo largo de las narraciones, frecuentemente en dicotomía con sus opuestos: el poder del amor y de la compasión frente a la barbarie y la coerción, o la ingenuidad frente a la crueldad ("El amor en Lobito Bay", “Pasaje para Marion”…); el remordimiento como permanente purga (“Overbooking”); la infancia, bien como paraíso sublimado, bien como refugio maravilloso o como espacio vital donde tiene cabida lo extraordinario ("El amor en Lobito Bay", “Imitación del Éxodo”, “Los tiempos del esplendor”); la soledad inconsolable (“Dama polaca volando en limusina negra”); la capacidad del mágico discurso infantil para superponerse al discurso racional de la memoria que el adulto pretende imponer (“Imitación del Éxodo”); el juego de la destreza mental, de la sagacidad, en un episodio en clave humorística en que dos inteligencias se enfrentan en el campo de una de ellas, y con semejantes armas, para poner de manifiesto, en una conclusión que se deja al lector, cómo la ingenuidad puede ser objeto de manipulación (“Nuevo Mundo”)…

Por otro lado, existe en los relatos un espacio narrativo que interactúa con los personajes, un espacio producto de una poderosa y eficaz creación poética capaz de dar vida a un universo de ficción, en el que el lector puede reconocer localizaciones reales, aunque transformado por la acción de la palabra, obvio en algunas ocasiones, como en “El amor en Lobito Bay” o en “Un río llamado mujer”, aunque sin una concreción geográfica evidente en otros relatos. Es el caso que mediante la palabra poética, la narradora sumerge al lector en un mundo con connotaciones legendarias, aparentemente fantásticas y existentes en una tradición literaria; una capacidad para imaginar míticos mundos posibles que nos recuerdan pasajes de algunas obras de García Márquez, pero que pronto alcanzan su dimensión real en el desarrollo de la historia y nos muestra, por ejemplo, los horrores de la guerra de Angola y sus consecuencias (“El amor en Lobito Bay”) o desvela el espacio, en este caso africano, como configurador de una identidad racial que actuará violentamente contra lo percibido como diferente (“Overbooking”). En suma, mundos que a la postre nos referencian y ponen al desnudo mundos factuales, evidenciando las contradicciones, miedos e incertidumbres a los que nos enfrenta la realidad al hacernos transitar la ficción fuera de nuestra zona de bienestar.

Pero este desasosiego a que nos referíamos al principio no sería posible sin el suspense (“Qué sería de la vida sin el estremecimiento del suspense”, afirma la narradora en el relato “Nuevo Mundo”), un suspense pertinentemente dosificado a lo largo de los cuentos, de tal modo que el devenir de la historia va mostrándose a la mirada del lector siguiendo una pauta hábilmente determinada. Una habilidad, producto de la configuración de una instancia narrativa diversa y poliédrica que constituye también uno de los logros fundamentales de la obra, al ser, además, un sobresaliente ejercicio literario: narradores adultos, narradores niños, narradores en segunda persona, narradores testigo de los acontecimientos, protagonistas de los hechos… En casi todos los relatos, además, el narrador comparte su historia con un oyente, en algunos casos anónimo, al que va desgranando una información de la que el lector participa a la vez que el interlocutor. Por esta razón, ese ejercicio comunicativo involucra a su vez al lector, que a la vez que va descubriendo los entresijos de la trama, se encuentra interpelado e implicado indirectamente en la historia, de modo que su juicio acerca de los acontecimientos narrados se hace inevitable.

El pan con que Fidel Pernía nos obsequió en esta ocasión, con una base de chocolate con higo, recoge simbólicamente, mediante las cualidades de los ingredientes seleccionados, ciertos aspectos de la narrativa comentada. La época colonial de Portugal aparece representada por el higo, cuyas plantaciones son tan abundantes en el país, y por el chocolate amargo junto con la canela, la vainilla y la pimienta, que se relacionan con circunstancias y matices del periodo de las colonias. En su conjunto, como nos comunica Fidel, las sociedades se corrompen, y existen cadenas difíciles de romper, pero tal como ocurre en los relatos de Lídia Jorge, a pesar de la crudeza de lo narrado, de lo desasosegante de las historias, existen caminos hacia la luz, a la esperanza, incorporados en el pan por el contraste que aporta la vainilla.

Federico Ruiz Rubio. Tres con Libros

lunes, 15 de octubre de 2018

Escucha la banda sonora de Éric-Emmanuel Schmitt

En los cuatro relatos de 'La venganza del perdón' (AdN Alianza de Novelas) Éric-Emmanuel Schmitt mantiene un pulso narrativo que te impide dejar el libro. A partir del segundo relato, comienza a aparecer algunas menciones a grandes compositores. 

En esta playlist hemos querido plasmar lo que nos ha provocado la lectura. Espero os ayude a disfrutar de la lectura. 

Éric-Emmanuel Schmitt abre la temporada de Tres con libros


Resumen de la sesión de Najat El Hachmi, 'Madre de leche y miel'

La última sesión de este club de lectura del curso 2017-18 la tuvimos el día 6 de junio, en ella comentamos la obra de Najat. Acudimos 22 personas.

Comenzamos felicitando a nuestra amiga Olga por el éxito obtenido, gracias a su esfuerzo y dedicación, en el encuentro de Granada “TRES FESTIVAL” Voces del Mediterráneo.
Enseguida conectamos por videoconferencia con la autora a la que ya muchos conocían porque tuvimos la oportunidad de mantener con ella una tertulia con ocasión de la Feria del libro de Sevilla. 

Le formulamos varias preguntas a las que ella respondió con mucho agrado; así por ejemplo se le planteó cuál es la década en la que se desarrolla la novela y la situó en la década de los 80. Se le preguntó también si pensaba que la situación de la mujer había cambiado con respecto a lo que aparece en la obra, a lo que contestó que el cambio va ligado al desarrollo, a la educación de la mujer y parece que hay una toma de conciencia por parte de ésta.

La autora nace en 1979 en un pueblo situado cerca de Nador, Beni Sidel, allí vive hasta los ocho años, llega con su familia a Vic donde se integra en nuestra cultura, estudia en la Universidad y finalmente escribe su obra en catalán.
Najat es considerada como único exponente en nuestra cultura  de una persona de origen extranjero, marroquí. Con la obra “Madre de leche y miel” cierra la trilogía de la que forman  parte “El último patriarca” y “La hija extranjera”, en el segundo libro se apoya en el tema del lenguaje,  el que comentamos es un testimonio de una historia oral.

Coincide con Leila Slimani al analizar la realidad que determina a la mujer pero teniendo en cuenta la región en la que se encuentra su pueblo de origen, el Rif, su aislamiento hace que la sociedad sea muy cerrada, muy patriarcal por lo que la mujer está mucho más sometida.

Varios temas son los que encontramos en esta obra: el machismo y la violencia de género, el sexo como tabú, la emigración y el contraste cultural.

La gran brecha que se abre por el hecho de nacer hombre o mujer es una constante que se ve en toda la obra, una realidad que en nuestra cultura estamos intentando superar pero que hicimos ver cómo Marruecos está muy cerca geográficamente pero al mismo tiempo tan lejos en el aspecto cultural. Muy distinta es la educación, los hijos salen de la casa a cualquier sito, las hijas trabajan en labores de la casa y del campo, no salen, no pueden mirar a los ojos a los hombres, no van a la escuela. El mejor halago que recibe de su padre la protagonista Fatima, es que es como un hombre.

Podemos ver la cotidianidad marroquí a través de los personajes y de las descripciones de algunas situaciones angustiosas. Por otra parte se interiorizan  las pautas de comportamiento, la mujer siempre está de paso, no tiene casa, ni siquiera la de sus padres de la que se verá obligada a salir cuando la casen. En casa de los suegros la protagonista se siente no querida, agotada por el trabajo y considerada como una intrusa.

La sexualidad es un tema tabú precisamente por el control que de ella hay, de tal manera está la mujer al servicio del hombre. No se habla de sexo, la palabra violación no existe. En cambio hay una sensualidad tremenda entre las mujeres, en la vida cotidiana, en los baños; se añade que es por la complicidad del harén.

Se habla poco de la maternidad y en general las mujeres no se preocupan por las otras. Hay quien opinó que se cargan las tintas con el destete.

Hay una crítica a la política de inmigración que tan patente tenemos en estos días. La madre tiene que luchar de una forma brutal cuando llega a Vic. Llama la atención la parte antropológica de Marruecos, la de Cataluña parece menos sincera.

El título merece mencionarlo. En la dedicatoria podemos ver un reflejo de nuestras madres ya que todas anhelaron nuestra formación.

En cuanto a la forma llama la atención que la narración sea espontánea y ágil. La narración es distinta y en dos momentos cronológicos distintos de forma que habla en primera persona dirigiéndose a sus siete hermanas  a las que les cuenta la historia de su vida desde que salió de su tierra. Al mismo tiempo se intercalan capítulos en la obra en los que un narrador es el que interpela a la protagonista y cuenta sus avatares desde que era pequeña hasta que vuelve de España a su tierra.

Es un libro “de mujer para mujer” donde lo cultural se vuelve genético. Parece que le debía el libro a su madre. Contrasta el cariño y apego de Fatima hacia su madre con el choque cultural que se produce cuando madre e hija se establecen en Vic, lo que hace que Sara en cierto modo desprecie a su madre.

El epílogo nos ha dejado desconcertados, no se espera pues parece que la historia se repite.
En general el libro ha gustado, ha enganchado. Se mencionó la facilidad que tiene la autora a la hora de expresar la experiencia sexual. También hubo quien opinó que el estilo literario tiene altibajos.

El tema del pan que aparece en esta obra resulta recurrente, más que en otras ocasiones pues aquí pasa a ser como hilo conductor, como refugio de Fatima y como vínculo con su origen. Fidel Pernía nos preparó un magnífico pan hecho con plátanos, dátiles, vainilla, miel y cinco pimientas. El plátano es el tronco, las cosas buenas que se pueden tornar en malas por eso está en la primera capa. En la segunda añade pimienta que aporta sinsabores y en la tercera vainilla, miel, canela. Lo que trae de su tierra está representado por los dátiles.

Ana María completó la degustación con un paté de aceitunas negras hecho con unos ingredientes tan aromáticos como orégano, tomillo, romero, comino, alcaparras, un diente de ajo y para dar cohesión aceite de oliva virgen extra. Para mayor placer se completó con unos cacahuetes con baño de miel.



Como  deleite todo esto estuvo regado con un vino exquisito de Sanlúcar de Barrameda.



Rufina Fernández, miembro de Tres con libros

Club de lectura Tres con libros y Conversación con Najat el Hachmi

lunes, 25 de junio de 2018

Presentación de Najat El Hachmi en la Feria del Libro de Sevilla

El martes 8 de mayo a las 20:00 h. nos dimos cita en el espacio central de la Feria del Libro de Sevilla donde una sala repleta, más de ochenta personas, esperaba la conversación entre Najat El Hachmi y la periodista Ángela Cañal. 

Os dejamos algunas fotografías del encuentro con esta autora tan importante para Tres con libros. 


Presentación de 'Madre de leche y miel' de Najat EL Hachmi. Feria del Libro de Sevilla 2018

Leemos el último libro de Najat El Hachmi



Najat El Hachmi, que se dio a conocer hace diez años tras ganar el premio Ramon Llull con El último patriarca, completa con este relato el conflicto emocional y la compleja realidad cultural, social y personal que acarrea la condición de madre inmigrante, cerrando así una trilogía que también incluye su anterior obra La hija extranjera. Todas las novelas la hemos leído en Tres con libros apostando por una autora en la
que creemos.

En esta última novela, Najat El Hachmi se ocupa del conflicto emocional, social y personal que acarrea la condición de madre inmigrante mostrándonos el mundo rural rifeño y lo que supone ser mujer hoy. La autora estuvo presentando la novela en la Feria del Libro de Sevilla el pasado 8 de mayo.

PROGRAMACIÓN DE LECTURA
Del 6 al 16 de marzo de 2018*
Entrega del ejemplar.
                                                                   
Martes, 8 de mayo de 2018*
20.00 h. Encuentro con Najat El Hachmi para presentar Madre de leche y miel, editado por Destino.

Miércoles, 6 de junio de 2018*
18.00 h. Sesión del club de lectura con la puesta en común de la obra e intercambio de ideas. Contaremos con la presencia vía Skype de la autora.
* Fechas sujetas a modificación según necesidades del club.

viernes, 23 de febrero de 2018

Banda sonora de 'Los tiempos del esplendor' de Lídia Jorge

Lídia Jorge ha elaborado esta playlist para dar música a los nueve relatos que contiene el maravilloso libro Los tiempos del esplendor, editado por La umbría y la solana.

Para escucharla tienes que tener instalado Spotify y pinchar en este enlace.

Con la música pretendemos que la experiencia lectora sea completa. Nos despedimos con las palabras de Lídia Jorge "yo escribo cuentos para prolongar los sueños (sueño despierta)".

Resumen de la puesta en común de 'Los tiempos del esplendor' de Lídia Jorge

UN CAMINO HACIA LA ESPERANZA La última sesión del club de lectura la dedicamos al comentario de Los tiempos del esplendor (La U...